NO ES BATISTA ES EL CASTRISMO: Expulsado y desalojado de la beca en Cuba el médico que compartió en Internet opiniones políticas

NO ES BATISTA ES EL CASTRISMO: Expulsado y desalojado de la beca en Cuba el médico que compartió en Internet opiniones políticas

Los peores temores de Alexander Raúl Pupo Casas se han cumplido. El médico holguinero de 30 años, que compartió en Internet ideas políticas contrarias "a lo injusto" y que estaba amenazado con ser expulsado de sus estudios, ha sido desalojado este jueves de la beca que tenía en Las Tunas.

"Yo no publico nada contra el Gobierno o contra una institución específica. Yo digo la verdad y no me retracto de nada de lo que he dicho", aseguró a CiberCuba este jueves desde Las Tunas.

El joven doctor ha mostrado en Facebook, por ejemplo, su desacuerdo con "el chantaje" que, en su opinión, representan las tiendas en MLC (Moneda Libremente Convertible); las leyes y decretos aprobados en el país o la forma de vida de los dirigentes políticos. Ya lo habían amenazado con expulsarlo y finalmente le han quitado la beca.

Pupo es graduado de Medicina y está haciendo la especialidad en Neurocirugía en el Hospital provincial Ernesto Che Guevara, de Las Tunas. Como él vive en Holguín, a 80 kilómetros de donde está ese centro hospitalario, hasta ahora se quedaba en la beca o residencia estudiantil ante la imposibilidad de ir y venir en el día por la situación crítica del transporte en Cuba.

Este jueves lo llamaron desde la Dirección del centro y le dijeron que había habido algún error en los papeles de su beca y que le daban una hora para desalojar la residencia estudiantil. "No me dieron otra explicación. Ya ves por dónde van las cosas", dice a CiberCuba.

El joven no sabe si, tal y como está la situación, le dejarán continuar haciendo la especialidad de Neurocirugía o también le impedirán seguir con su formación. "No tengo idea de si me permitirán terminar la especialidad porque con las arbitrariedades que he visto; las ridiculeces, las cosas injustas, no me extrañaría que buscaran cualquier motivo para expulsarme y despojarme de mi carrera. Yo ya espero cualquier cosa. Esto que está pasando, que me desalojaran en menos de una hora, lo había visto sólo en películas".

Pupo vive solo con su padre y no comparte con él sus ideas políticas. "No es comunista de los malos, pero él cree en el sistema. Tenemos una buena relación, pero no hablamos de política. No le he dicho nada de lo que me está pasando, pero al final tendré que contar con él igual", añade a CiberCuba.

A primera hora de este jueves Pupo fue sometido a entrevistas en la Dirección del hospital más importante de Las Tunas. En ese momento denunció a CiberCuba que es injusto que alguien sea expulsado de su trabajo por pensar diferente.

En un principio lo sacaron de su servicio con el pretexto de "reubicarlo". Detrás de este tsunami están sus denuncias de la pobreza, la escasez, los bajos salarios de los profesionales de la Salud o sus críticas a "la sumisión del pueblo".

No es la primera vez que tenemos noticias sobre la expulsión de la universidad de personas que no comulgan con las ideas del Gobierno cubano. 

El año pasado el estudiante universitario Jorge Enrique Cruz Batista fue expulsado con carácter definitivo de la Universidad Ignacio Agramonte, de Camagüey, acusado de haber sido uno de los autores de los carteles de "Abajo Díaz-Canel", que aparecieron en el centro.

Para expulsarlo, las autoridades universitarias montaron un proceso de investigación "relámpago" luego de que el joven hubiera sido interrogado por agentes del MININT. A un compañero suyo, que supuestamente colaboró con las pintadas, lo condenaron a estudiar a distancia.

En abril de 2017, la joven estudiante cubana Karla María Pérez González fue expulsada de la carrera de Periodismo, que cursaba en la universidad Marta Abreu de Villa Clara por colaborar con el movimiento opositor Somos +. Como prueba utilizaron textos compartidos por ella en sus redes sociales.

Pérez, de 18 años, fue acusada de realizar "captaciones", de manipular a sus amigos y de subvertir a los jóvenes.